Libros para leer durante los viajes en avión o en tren.
Esta es una lista de libros la mayoría de ellos divertidos y algunos incluso hilarantes. No vas a encontrar muchas obras maestras sólo libros que enganchan por todo un trayecto o que acompañan en la mesita de un hotel del consultor.

  • 1280 Almas (Pop 1280) de Jim Thompson. Novela negra pero no de Agatha Christie sino con sexo y violencia.
    Si te gustó este libro hay otra novela de este mismo autor y también brutal llamada “El asesino dentro de mi”. (The Killer Inside Me) No deja indiferente la vida de un psicópata.

 

  • Nosotros los tíos (Dave Barry Guide to Guys) de Dave Barry.
    Lectura muy ligera y divertida para leer en el transporte público. A algunas mujeres les resulta chocante que Dave diferencie entre hombres y tíos pero no haga algo similar con ellas. Hay que leerlo como lo que es.

 

  • El Fin del Pleistoceno (What we did to Father) de Roy Lewis.
    Cuenta como el hombre fue evolucionando en la época prehistórica: el fuego, las relaciones paterno filiales, la cocina. Y tiene un buen final.

 

  • El mal de Portnoy (Potnoy´s complaint) de Philip Roth. Probablemente la única obra que figura en otras listas más serias de ahí que sea más durilla de leer. Transcurre en la consulta de un psicoanalista,
    Su protagonista está hecho un lío. Se muestra su lucha interna entre su estricta formación judía tradicional y su obsesión por el sexo.

 

  • La senda del perdedor (Ham on Rye) de Charles Bukowski.
    Es una novela autobiográfica con el lenguaje propio de Bukoski de la América profunda. De esos libros que uno no olvida fácilmente.

 

  • El abuelo que saltó por la ventana y se largó de Jonas Jonasson.
    Divertida aportación nórdica acerca de un bala perdida que conoce a Franco, Stalin, Mao…

 

  • El curioso incidente del perro a medianoche (The Curious Incident of the Dog in the Night-Time) de Mark Haddon
    La historia de un chico de 15 años con síndrome de Asperger no promete mucho pero está muy bien contada y tiene sus momentos de humor, por lo que merece la pena estar en nuestra lista.

 

  • El diario secreto de Adrian Mole (The Secret Diary of Adrian Mole) de Sue Townsend. Al igual que el anterior es un chico inglés, en un hogar roto y que empieza a vivir nuevas experiencias. Se me antoja algo inferior pero si te gustó El curioso incidente… ésta también te gustará. Rezuma humor británico.

 

  • El asombroso viaje de Pomponio Flato. No es la novela más redonda de Eduardo Mendoza pero es breve y divertida. Otro libro famoso que narra la infancia de Jesús es Cordero ( Lamb) de Christopher Moore pero este es bastante más extenso. Otro libro de humor recomendable de Mendoza es “Sin Noticias de Gurb”.

 

  • Una lectora nada común (The Uncommon Reader) de Alan Bennett
    Más humor inglés y esta vez con la Reina hemos topado y su recién descubierta pasión lectora. El que sea una novela ligera ha pesado mucho en su inclusión. Otro libro muy ameno del mismo autor es Dos historias nada decentes (Two Unseemly Stories). Una viuda reciente de un matrimonio muy aburrido y convencional encuentra trabajo representando enfermedades en un hospital y comparte casa con dos estudiantes con un ingeniosa forma de hacer frente al alquiler. El otro relato es acerca de un matrimonio muy peculiar con muchos "interlocutores". Es un tipo divertido y malévolo, este Bennett.

 

  • El inimitable Jeeves (The Inimitable Jeeves) de Wodehouse, P.G..
    Está claro que Wodehouse tenía que estar en esta lista. Siempre nos hace pasar unos ratos divertidos.

 

  • La Conjura de los Necios (A confederacy of dunces) de John Kennedy Toole. Es un clásico que que no debe faltar en una lista de este tipo. Si bien es un poco largo en comparación con otros de los libros aquí recomendados. El inadaptado Ignatius J.Reilly quedará de manera permanente en la memoria del lector. No se conoce persona a la que no le gustase este libro que contiene pasajes hilarantes aunque también un trasfondo dramático. Tanto por la crítica a la sociedad como por la tragedia del propio autor que se suicidó sin llegar a ver publicada su novela.

 

  • El millonario (Millionar) de Tommy Jaud. Aportación germana
    Simon es un treintañero que lleva dos años en el paro, aunque todas las mañanas acude a su “oficina”, un locutorio regentado por su amigo iraní Shahin. Allí se dedica a escribir cartas de reclamación a diversas empresas. Todo le viene mal y para más inri su nueva vecina pija hace que su vida de un vuelco.

 

  • La tienda de los suicidas (Le Magasin des suicides) de Jean Teulé. Aportación gala.
    Igual la novela de humor negro más divertida. Una familia, los Tuvache dedicada a la venta de productos para el suicidio. Es una tradición familiar que se ve turbada por el optimismo y ganas de disfrutar la vida del hijo menor.

 

  • El bastardo recalcitrante (The Throwback) de Tom Sharpe. Otro escritor que hay que tener en cuenta. Más conocido por Wilt. Es la historia de un hijo ilegítimo que crece en un ambiente aislado y muy particular y ahora que su abuelo, se hace mayor hacen un crucero donde encontrar una esposa /ama de llaves para el viejo y una esposa para el joven.
    La real naturaleza del bastardo, violenta y sin escrúpulos aparecerá contra todo lo que se cruce en su camino provocando situaciones hilarantes.

 

  • Prisioneros en el Paraíso de Arto Paasilinna. Aportación nórdica.
    Quizá leer en un avión una novela que comienza con un accidente aéreo no es lo más sugerente. Pero merece la pena esta lectura que narra las vicisitudes de los miembros de una misión de la ONU en una isla desierta de Indonesia: leñadores finlandeses, enfermeras suecas…Tiene un poco de humor, algo de moralidad y sobre todo que nos hace plantearnos qué haríamos nosotros en la situación de los protagonistas.

 

  • Hombres salmonela en el planeta porno de Yasutaka Tsutsui
    En este compendio de libros tiene que haber de todo. Esta original aportación nipona igual no es para todos los gustos pero es una mezcla de humor, sexo y crítica social poco común.
    Son seis relatos del que se le considera el escritor más prestigioso de ciencia ficción en Japón y base de inspiración de diferentes mangas. Otro compendio de cuentos también alguno de ellos rompedores es el libro Estoy desnudo.

 

  • El hombre que plantaba árboles (L´homme qui plantait des asbres) de Jean Giono. Un cuento sobre el amor a la Madre Naturaleza. Un relato sobre la constancia del hombre. Muy breve y que cumple con el propósito del autor: "hacer amar plantar árboles".

 

  • Cosas que los nietos deberían saber (Things the Grandchildren Should Know) de Mark Oliver Everett. Una singular biografía en parte musical del líder del grupo musical Eels. Un relato singular que hace apreciar también la música del autor y a pesar de tanta desgracia el mensaje es positivo.

 

  • Verano (Summertime) del escritor sudafricano J.M. Coetzee. En toda lista que se precie tiene que haber un premio Nobel. Además está el hecho de que trabajó como programador algo que no se cuenta en este original libro que es una autobiografía contada por un tercero. Es un libro para los que nos gusta leer.

Información elaborada por Enrique Bravo

Cualquier aportación adicional puede ser realizada al correo: info@acisap.org .